NOTICIAS

jueves, 15 de julio de 2010

Iori Yagami | KOF MI2

 photo iori_zps32m05ub5.png

|  Iori Yagami  |


La labor del vocal consiste en emitir decibelios que suban por las sucias escaleras del club del sótano y retumben en tímpanos que se pasen por la calle.
Al otro lado de la puerta insonorizada, se puede oír la anterior actuación del grupo, pero su atención ya está centrada en otros menesteres.
Al final de las escaleras, el callejón, tenuemente iluminado incluso a mediodía, se oscurece más aún al caer la noche, y no se ve ni un alma.
Los perros callejeros escarban en la basura, pero en cuanto les mira, salen corriendo disparados, con el rabo entre las patas.
“Esas bestias saben a lo que se arriesgan”.
Iori Yagami murmura para sí mientras comienza a caminar,
No va hacia la calle principal, rebosante de montones de letreros de neón, sino hacia un callejón aún más oscuro, donde se ha refugiado el perro.
No se dirige allí por nada en particular. Así suele “comportarse”: no sigue un rumbo fijo, sino que… ¡ah!, se deja llevar por la brevedad del momento.
Recorriendo el laberintico callejón, parece que unos tipos acaban de seguirle cuando Iori llega a un punto que parece el final.
“…”.
Se detiene frente al enorme muro de ladrillos cubierto de grafitis sin valor artístico, y mira por encima del hombro para estudiar la situación.
Hay unos cuantos hombres cerrando la ruta de escape de Iori. Entre las numerosas caras de pocos amigos, hay quienes incluso van armados con navajas.
Por mucho que uno quiera pensar bien, no parece que se trate de un grupo de amigos que se acerquen a preguntar por una calle. Está claro que es una banda con ganas de problemas.
Sin embargo, no parecen simples matones del montón. Podrían confundirse con delincuentes callejeros comunes, pero son más que eso. El modo de blandir las navajas y la fría mirada amenazadora de su rostro sugieren que se trata de personas rigurosamente formadas por auténticas técnicas de combate.
Son profesionales haciéndose pasar por aficionados. ¿Se habrá dado cuenta Iori de todo?
Aprieta levemente los labios y sonríe.
“Mmph”.
Iori saca lentamente la mano del bolsillo derecho. Los matones se abalanzan sobre él, como si fuera la señal. Como el típico grito para asustar al oponente no haría sino acabar embraveciéndoles en este caso de clara superioridad numérica, Iori sabe contenerse.
Uno por uno, los tipos armados y alentados por su sed de sangre saltan sobre él.
Y contraatacando esta avalancha surge un temible huracán morado.
“Uaaaagh…”.
Los puños de Iori cubiertos por una llama cautivadora acribillan sin piedad a sus enemigos. Los chorros de sangre quedan reducidos a cenizas por el fuego, mientras resuenta el sonido de la carne cortada y desgarrada. Y entonces…
Los hombres rodean a Iori sin infringirle ningún daño, y pronto se queda inmóvil. Esos hombres eran verdaderos profesionales, pero los caídos a manos de Iori, al final no eran más que matones vulgares.
Iori, observando la escena impasible, estudia atentamente la situación, con llamas aun saliendo de su mano derecha, donde brilla un anillo de plata.
“Tú, el que permanece oculto en las sombras… ¿por qué no te muestras”.
“Vaya, vaya… supongo que un puñado de estos matones no eran riales para ti, ¿eh?”.
Más allá de los cuerpos inertes, casi amontonados, aparece súbitamente una figura amarilla luminosa, claramente distinguible.
Es una mujer, aún más joven; más bien una chica, para ser exactos. Una chica con el cabello de punta, traje de color amarillo brillante y la mirada cargada de desprecio.
“Justo lo que esperaba de Iori Yagami, ¿cómo definirlo? ¿Exepcional? Sí, esa es la palabra que buscaba. Estás más que dotado para participar”.
“Has dicho… participar?”.
“Mmph, disparates… seguro que dirías algo así de nihilista, claro. ¿pero y si luego te arrepientes? ¡Porque aquel que te obsesiona seguro que acudirá!”.
Y diciendo esto, la chica lanza un sobre blanco hacia Iori.
“Hasta la próxima! ¡Que no se diga que no te traje la invitación!”.
Con esas palabas la chica se desvanece tan rápido como apareció. Un poder increíble, pero Iori permanece impasible.
“…”.
El sobre blanco se tiñe de rojo al absorber la sangre de los hombres mutilados por Iori.
Iori, mirando el siniestro sello estampado en lacre, recoge lentamente la invitación y comienza a caminar.
Una brisa cargada de olor a sangre barre el humo de las llamas moradas y lo funde con la niebla nocturna. En el cielo sin estrellas, una fina medialuna roja resplandece.
Mirandola tras su largo flequillo, Iori se aleja. Los hombres que ha matado y la chica… para Iori son insignificantes.
Fueran quienes fueran, poco importa. Pensar en sus vidas le haría sufrir, y tampoco es que le preocupen mucho. Para el hombre llamado Iori Yagami, todo n ese mundo no es más que un incordio.
Y no hay algo que no lo sea, eso es…
Iori aprieta con la mano el sobre cubierto de sangre de su bolsillo. Lo único que consume el corazón de Iori es donde le conducirá el sobre. Su instinto le dice que eso es lo que espera.




Más personajes de KOF 00:

Alba Meira  |  Armor Ralf  |  Athena Asamiya  |  Bonne Jenet

Billy Kane  |  Che Lim  |  Clark Stil  |  Duke Burkoff  |  Fiolina Germi

Hanzo Hattori  |  Hyena  |  Iori Yagami  |  Jivatma  | K’  |  Kim Kaphwan

Kula Diamond  |  Kyo Kusanagi  |  Kyo Kusanagi (clásico)

Leona Heidern  |  Lien Neville  |  Lilly Kane  |  Luise Meyrink

Mai Shiranui  |  Maxima  |  Mignon Beart  |  Mr, Karate  |  Nagase

Nightmare Geese  |  Ninon Beart  |  Ralf Jones  |  Richard Meyer

Rock Howard  |  Ryo Sakazaki  |  Seth  |  Soiree Meira  |  Terry Bogard



¿TE GUSTÓ EL ARTÍCULO? ¡COMPÁRTELO!

 
KOF Universe 2017. Emiru design. #elkofnosune EMIRU DESIGN